Actualizaciones de red / Nairobi, Kenia / 2021-01-07

Países de África Occidental para prohibir los coches europeos 'peores' usados:

15 países de África Occidental anuncian requisitos mínimos para vehículos usados. políticas colectivas y estándares mínimos de calidad armonizados que garantizarán que los vehículos usados ​​contribuyan a flotas más limpias y seguras en los países en desarrollo.

Nairobi, Kenia
Forma Creado con Sketch.
Tiempo de leer: 3 minutos

Escrito por Antoaneta Roussi

Un Mercedes-Benz 1980D de los años ochenta corre a toda velocidad entre dos grandes autobuses-taxis en Banjul, la capital de Gambia: parachoques volcado, faros apagados y espejos retrovisores colgando de un hilo. El automóvil es una de las infames "flotas zombis" de automóviles europeos usados ​​de África Occidental, que se venden en la región a bajo precio y se usan hasta su último aliento.

África es uno de los mercados más grandes de vehículos usados ​​del mundo debido en parte a la falta de sistemas de transporte público. En las grandes ciudades, los taxis públicos, también conocidos como matatus, dala dalas, kia kias o mototaxis conocidos como okadas y boda bodas, sirven como la única forma de transporte, aparte de los automóviles privados. Con la ONU proyectando que la población del continente llegará a 2 mil millones para 2050, y la rápida urbanización ocurriendo en todas partes, se espera que el número de vehículos usados ​​en las ciudades africanas se duplique, y con ellos, las emisiones de carbono.

"Limpiar la flota mundial de vehículos es una prioridad para cumplir con los objetivos climáticos y de calidad del aire a nivel mundial y local", dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA, que publicó en octubre un Resumen global de vehículos ligeros usados. “A lo largo de los años, los países desarrollados han exportado cada vez más sus vehículos usados ​​a países en desarrollo; debido a que esto ocurre en gran medida sin regulación, esto se ha convertido en la exportación de vehículos contaminantes ”.

Entre 2015 y 2018, 14 millones de vehículos usados ​​recorrieron el mundo. Aproximadamente el 80% de ellos fueron a países en desarrollo, y más de la mitad terminaron en África. La UE fue responsable de la mayor parte del comercio, con el 54%, seguida de Japón con el 27% y Estados Unidos con el 18%.

Los Países Bajos, uno de los principales exportadores de Europa, envió 35,000 vehículos a África Occidental solo en 2017-2018, la mayoría de los cuales no tenían un certificado de aptitud para circular válido y tenían cerca de 20 años. Su traslado a África no solo es peligroso en términos de accidentes de tráfico, sino también el culpable del empeoramiento de la contaminación del aire, que obstaculiza los esfuerzos del gobierno para mitigar el cambio climático y mejorar la salud pública.

Con la publicación de los hallazgos, 15 países de África Occidental anunciaron que introducirían requisitos mínimos para vehículos usados ​​en enero de 2021, lo que significa que más del 80 por ciento de los vehículos provenientes de los Países Bajos ya no serán aceptados.

Thiago Herick de Sa, Oficial Técnico en Salud Urbana y Transporte de la Organización Mundial de la Salud, dijo que el desarrollo era un paso positivo, pero que se necesitaba una discusión más amplia sobre cómo vemos la movilidad futura dado que las comunidades más pobres a menudo se concentran en las áreas más alejadas. lejos de los servicios de la ciudad.

“A menos que abordemos la segregación espacial y la falta de acceso al transporte público en las ciudades, seguirá habiendo demanda de automóviles y motocicletas baratos y malos”, dijo. “Del mismo modo, la conversación sobre vehículos usados ​​no debería centrarse solo en las regulaciones, sino también en el tipo de ciudad que queremos tener y el papel que tendrán los vehículos privados en la movilidad de esa ciudad. Los sistemas de movilidad sostenible y saludable son los que priorizan la caminata, la bicicleta y el transporte público ”.

Hoy, el sector del transporte global representa casi un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía, siendo los vehículos una fuente importante de partículas finas (PM2.5) y óxidos de nitrógeno (NOx), contaminantes muy graves para la salud humana. En este contexto, el informe del PNUMA pide políticas colectivas y estándares mínimos de calidad armonizados que garanticen que los vehículos usados ​​contribuyan a flotas más limpias y seguras en los países en desarrollo.

“Los países desarrollados deben dejar de exportar vehículos que no pasen las inspecciones ambientales y de seguridad y que ya no se consideren aptos para circular en sus propios países, mientras que los países importadores deben introducir estándares de calidad más estrictos”, dijo Andersen.

El gobierno holandés publicó su propio informe en Vehículos usados ​​exportados a África. Descubrió que, además de los problemas de mantener funcionando los coches viejos, no había suficientes instalaciones en África para desmantelarlos de forma segura. Al armonizar las regulaciones entre los países exportadores e importadores, los vehículos se clasificarían de manera más eficiente como residuos, dejándolos para su reciclaje en Europa, lo que contribuiría a una economía circular al preservar materias primas valiosas.

“Los Países Bajos no pueden abordar este problema por sí solos”, dijo Stientje Van Veldhoven, Ministro de Medio Ambiente de los Países Bajos. "Pediré un enfoque europeo coordinado y una estrecha cooperación entre los gobiernos europeos y africanos, para garantizar que la UE solo exporte vehículos que sean aptos para su propósito y que cumplan con las normas establecidas por los países importadores".

La Coalición por el Clima y el Aire Limpio encargará un estudio similar en 2021 con un enfoque en vehículos y motores pesados, y marcos regulatorios en los países exportadores e importadores que será implementado por el PNUMA.

Los camiones y autobuses diésel contribuyen en gran medida a la contaminación del aire y se utilizan durante más tiempo en los países en desarrollo. Hay un impulso global para cambiar a vehículos sin hollín en muchos países desarrollados, por lo que existe el riesgo de que los camiones y autobuses más viejos terminen contaminando los países en desarrollo.