Actualizaciones de red / Mundial / 2024-06-13

Cinco formas en que la electrificación de los centros de salud salva vidas:

La electrificación de los centros de atención médica es un paso fundamental para mejorar la atención médica y salvar vidas. La electricidad confiable no solo respalda los equipos médicos esenciales, sino que también mejora diversos aspectos de la prestación de atención médica.

TODO EL MUNDO
Forma Creado con Sketch.
Tiempo de leer: 5 minutos
La electrificación de los centros de atención médica es un paso fundamental para mejorar la atención médica y salvar vidas. La electricidad confiable no solo respalda los equipos médicos esenciales, sino que también mejora diversos aspectos de la prestación de atención médica. La publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Energizar la salud: acelerar el acceso a la electricidad en los centros de salud, proporciona una actualización integral sobre el estado y las acciones clave necesarias para proporcionar energía confiable y moderna a los centros de salud en países de ingresos bajos y medianos. mitigar el impacto del cambio climático en la salud pública.

Las medidas clave para la resiliencia incluyen mejorar los sistemas de salud, promover prácticas sostenibles y abordar riesgos de salud específicos exacerbados por la contaminación del aire y el cambio climático. La energía es un factor clave en la resiliencia de los sistemas de salud y en la capacidad de un país para responder y mitigar emergencias. A continuación presentamos cinco formas clave en las que la electrificación de los centros de salud puede tener un impacto significativo.

1. Operación confiable de equipos médicos

Un ingeniero de dVentus en la oficina realizando pruebas.

La atención sanitaria moderna depende en gran medida de equipos médicos avanzados para el diagnóstico, el tratamiento y la monitorización de los pacientes. Equipos como incubadoras, ventiladores y máquinas de diagnóstico son esenciales para brindar atención de alta calidad, particularmente en entornos de emergencia y cuidados críticos.

La electrificación garantiza que este equipo crítico funcione de manera confiable y continua. Sin electricidad estable, los dispositivos pueden fallar y provocar resultados adversos para los pacientes. Por ejemplo, las incubadoras son vitales para el cuidado neonatal, ya que mantienen la temperatura y humedad necesarias para los recién nacidos prematuros o enfermos. Un corte de energía podría provocar condiciones potencialmente mortales para estos bebés.

En muchas partes del África subsahariana, las tasas de mortalidad neonatal son altas debido a una infraestructura sanitaria inadecuada. Se ha demostrado que la electrificación de los centros de salud en estas regiones mejora significativamente la atención neonatal. Por ejemplo, en Kenia, la electrificación de las instalaciones de salud de las clínicas rurales ha permitido el uso de incubadoras y otros equipos neonatales esenciales, lo que ha resultado en una disminución notable de las tasas de mortalidad infantil.

Uno de los principales desafíos es el inestable suministro eléctrico en zonas rurales y remotas. Las soluciones incluyen el uso de sistemas de energía solar y baterías de respaldo para garantizar un suministro continuo de energía. Además, los gobiernos y las ONG pueden invertir en capacitar a los trabajadores de la salud para mantener y solucionar problemas de equipos eléctricos.

La electricidad fiable para el funcionamiento de los equipos médicos es la piedra angular de una atención sanitaria eficaz. Garantizar el suministro continuo de energía a los centros de atención médica puede mejorar significativamente la atención y los resultados de los pacientes, particularmente en situaciones de emergencia.

2. Parto seguro y atención materna

Zimbabwe, médico parado bajo luces solares en un teatro - Proyecto Solar para la Salud del PNUD. La electrificación de los centros de salud proporciona la iluminación necesaria para un parto seguro.

Una iluminación adecuada es fundamental durante el parto para garantizar partos seguros. Una iluminación adecuada ayuda a los trabajadores sanitarios a realizar los procedimientos con precisión, reduciendo el riesgo de complicaciones tanto para la madre como para el recién nacido.

La electrificación de los centros sanitarios proporciona la iluminación necesaria para un parto seguro. En muchas regiones en desarrollo, las mujeres dan a luz en instalaciones sin iluminación adecuada, lo que aumenta los riesgos de mortalidad materna y neonatal. Las instalaciones electrificadas pueden ofrecer salas de parto, quirófanos y áreas de recuperación bien iluminadas, mejorando la seguridad y la calidad de la atención materna.

Por ejemplo, India ha logrado avances significativos en la mejora de la salud materna electrificando los centros de salud rurales. La Misión Nacional de Salud Rural (NRHM) se ha centrado en proporcionar electricidad confiable a estos centros, garantizando que el parto se produzca en entornos seguros y bien iluminados. Esta iniciativa ha contribuido a una reducción sustancial de las tasas de mortalidad materna y neonatal en todo el país.

El principal desafío en muchas regiones es la falta de infraestructura para respaldar una electrificación confiable de los centros de atención de salud. La energía solar y otras fuentes de energía renovables pueden ser soluciones eficaces, proporcionando un suministro de energía sostenible y continuo. Además, las asociaciones con organizaciones internacionales pueden ayudar a financiar y respaldar proyectos de electrificación.

Garantizar un parto seguro mediante una iluminación fiable es un aspecto fundamental de la atención materna. La electrificación de los centros de salud puede mejorar drásticamente los resultados de salud materna y neonatal, haciendo que el parto sea más seguro para millones de mujeres en todo el mundo.

3. Almacenamiento de vacunas y mantenimiento de la cadena de frío

Una enfermera manipula vacunas desde un frigorífico solar nuevo en un centro de salud recién inaugurado en la aldea de Mbankana, a unos 150 kilómetros de Kinshasa, en la República Democrática del Congo. La electrificación de los centros sanitarios y los frigoríficos solares permiten mantener la cadena de frío de las vacunas incluso en estaciones remotas.

Las vacunas son productos biológicos sensibles que requieren condiciones de temperatura específicas para seguir siendo eficaces. La cadena de frío es una cadena de suministro con temperatura controlada fundamental para almacenar y transportar vacunas desde el fabricante hasta el punto de uso.

La electrificación de los centros de salud garantiza que los mismos puedan mantener la cadena de frío para las vacunas. Se necesita electricidad confiable para alimentar los refrigeradores y congeladores que almacenan las vacunas a las temperaturas requeridas. Sin una refrigeración adecuada, las vacunas pueden volverse ineficaces, lo que aumenta la susceptibilidad a enfermedades prevenibles.

Por ejemplo, Nigeria ha logrado avances significativos en sus esfuerzos de erradicación de la polio al garantizar electricidad confiable para el almacenamiento de vacunas en los centros de atención médica. El gobierno, en colaboración con socios internacionales, ha invertido en refrigeradores que funcionan con energía solar para mantener la cadena de frío en zonas remotas. Esto ha garantizado que las vacunas sigan siendo eficaces, contribuyendo a la casi erradicación de la polio en el país.

Mantener la cadena de frío en áreas remotas y rurales puede ser un desafío debido a problemas logísticos y de electricidad poco confiables. Invertir en sistemas de refrigeración alimentados por energía solar y capacitar a los trabajadores de la salud sobre prácticas adecuadas de almacenamiento de vacunas son soluciones efectivas a estos desafíos.

Mantener una cadena de frío eficaz para las vacunas es crucial para prevenir enfermedades y brotes. La electrificación de los centros sanitarios garantiza que las vacunas se almacenen adecuadamente, salvaguardando la salud pública.

4. Capacidades de diagnóstico mejoradas

Un científico de laboratorio trabaja en un micrótomo en Nigeria: prevención y tratamiento del cáncer de cuello uterino. La electrificación de los centros de salud puede respaldar el uso de herramientas de diagnóstico avanzadas.

El diagnóstico preciso y oportuno es esencial para un tratamiento médico eficaz. Las herramientas de diagnóstico, como las máquinas de rayos X, los escáneres de ultrasonido y los equipos de laboratorio, desempeñan un papel vital en la identificación temprana de enfermedades y afecciones, lo que permite un tratamiento rápido.

Los centros sanitarios electrificados pueden respaldar el uso de herramientas de diagnóstico avanzadas, mejorando la capacidad de diagnosticar enfermedades con precisión y rapidez. Esto conduce a mejores resultados para los pacientes, ya que los proveedores de atención médica pueden tomar decisiones informadas e iniciar tratamientos adecuados sin demora.

En Etiopía, la electrificación de los centros de salud ha mejorado significativamente el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis (TB). Con electricidad confiable, los centros de salud pueden utilizar herramientas de diagnóstico modernas, como las máquinas GeneXpert, que brindan un diagnóstico rápido y preciso de la tuberculosis. Esto ha llevado a un tratamiento oportuno y a una reducción de la mortalidad relacionada con la tuberculosis.

El principal desafío es la falta de electricidad confiable en los centros de salud remotos. Invertir en fuentes de energía renovables descentralizadas, como la energía solar, puede proporcionar la electricidad necesaria para los equipos de diagnóstico. Además, es fundamental capacitar a los trabajadores de la salud en el uso y mantenimiento de herramientas de diagnóstico.

Las capacidades de diagnóstico mejoradas a través de la electrificación mejoran la prestación de atención médica y los resultados de los pacientes. Garantizar que los centros de atención de salud tengan electricidad confiable para alimentar las herramientas de diagnóstico es crucial para un diagnóstico oportuno y preciso de las enfermedades.

5. Mejores sistemas de comunicación e información

Dos médicos hacen la admisión en una computadora mientras llegan las vacunas COVID-19

Los sistemas de información y comunicación eficaces son vitales para coordinar los servicios de atención médica, realizar consultas remotas y gestionar los registros de los pacientes. Estos sistemas dependen de electricidad confiable para funcionar correctamente.

Por lo tanto, la electrificación de los establecimientos de salud permite el uso de herramientas de comunicación como la telemedicina, los registros médicos electrónicos (EHR) y el acceso a Internet. Estas herramientas facilitan una mejor coordinación de los servicios de salud, permiten consultas remotas con especialistas y mejoran la gestión y accesibilidad de los registros de los pacientes.

En las zonas rurales de Sudáfrica, la electrificación de los centros de salud ha permitido el uso de la telemedicina, mejorando el acceso a la atención médica especializada. A través de la telemedicina, los proveedores de atención médica en áreas remotas pueden consultar con especialistas en centros urbanos, mejorando la calidad de la atención a los pacientes en regiones desatendidas.

Un desafío es el costo inicial de implementar sistemas de comunicación e información. Las soluciones incluyen buscar financiación de donantes internacionales y programas gubernamentales para mejorar la infraestructura sanitaria. Además, es esencial formar a los trabajadores sanitarios para que utilicen estos sistemas de forma eficaz.

Los sistemas de comunicación e información mejorados a través de la electrificación mejoran la prestación y coordinación de la atención médica. Garantizar que los centros de atención médica tengan electricidad confiable para respaldar estos sistemas es crucial para mejorar los servicios de atención médica en general.


Se necesita acción urgente

La electrificación de los centros de salud es un paso vital para mejorar la prestación de atención médica y salvar vidas. La electricidad confiable respalda el equipo médico crítico, garantiza un parto seguro, mantiene la cadena de frío para las vacunas, mejora las capacidades de diagnóstico y mejora los sistemas de comunicación e información. Al abordar los desafíos e invertir en soluciones energéticas sostenibles, podemos garantizar que los centros de atención médica estén equipados para brindar atención de alta calidad, lo que en última instancia salvará vidas y mejorará los resultados de salud pública.

Energizando la salud: acelerando el acceso a la electricidad en los establecimientos de salud

Más información: https://www.who.int/publications/i/item/9789240066960