7 hechos sobre la contaminación del aire en el hogar - BreatheLife2030
Actualizaciones de red / Mundial / 2021-08-19

SIETE DATOS QUE DEBE CONOCER SOBRE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE DOMÉSTICO:

Para contribuir a la sensibilización sobre la contaminación del aire de interiores, las Naciones Unidas establecieron el año pasado el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul.

TODO EL MUNDO
Forma Creado con Sketch.
Tiempo de leer: 4 minutos

Cada año, casi 4 millones de personas mueren prematuramente por la contaminación del aire de interiores. Muchos sucumben a enfermedades relacionadas con la inhalación de humo provocado por la quema de queroseno, leña o carbón, que se utilizan comúnmente en el mundo en desarrollo para cocinar y calentar.

Para contribuir a la sensibilización sobre la contaminación del aire de interiores, las Naciones Unidas establecieron el año pasado el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul. Con el evento de este año a la vuelta de la esquina, he aquí siete datos que debe conocer sobre los contaminantes del aire doméstico.

Hornos de carbón en la finca con un montón de madera de eucalipto a un lado. Minas Gerais, Brasil.

1. Son nefastos para la salud humana

Decenas de millones de personas enferman, se lesionan o se queman por el uso de combustible en sus zonas de habitación. La contaminación del aire doméstico provoca accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiacas, cáncer de pulmón y otras dolencias mortales.

La quema de combustibles sucios, como el carbón, libera grandes cantidades de peligrosos contaminantes, en concreto monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y material particulado fino (MP). En los hogares con estufas de combustible sólido de combustión abierta y sin ventilación, las partículas de menos de 2.5 micrómetros de diámetro (MP2.5) pueden superar hasta en 100 veces los niveles recomendados por la OMS.

Y el impacto de la contaminación del aire de interiores va más allá del hogar, pues contribuye a las casi 500,000 defunciones prematuras atribuidas anualmente a la contaminación del aire exterior.

 

2. Los combustibles domésticos sucios son desastrosos para el medio ambiente

La combustión doméstica es el segundo mayor contribuyente al cambio climático después del dióxido de carbono y un componente importante de la materia particulada. Según los cálculos, también produce una cuarta parte de todas las emisiones de carbono negro, u hollín, que, según la Organización Mundial de la Salud, tienen una capacidad de calentamiento por unidad de 460 a 1,500 veces mayor que la del dióxido de carbono.

Cuando interactúan con los contaminantes del aire exterior, las emisiones de la combustión doméstica contribuyen a la formación de ozono troposférico, un contaminante climático de vida corta que disminuye los rendimientos de los cultivos y afecta a las características meteorológicas locales.

3. Una energía asequible y fiable puede ayudar a reducir la contaminación del aire de interiores

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 7 prevé «el acceso a una energía asequible, fiable y moderna para todos» para 2030. La adopción a escala mundial de una energía doméstica limpia, en concreto de una cocina, calefacción e iluminación de bajas emisiones, podría salvar millones de vidas.

También ayudaría a reducir la pérdida de biodiversidad debida al uso de madera como combustible, desaceleraría la degradación forestal, reduciría las emisiones de dióxido de carbono de la biomasa y reduciría las emisiones de carbono negro, metano y monóxido de carbono. De hecho, dado que las partículas de carbono negro solo permanecen en el aire durante una semana o menos (en comparación con el dióxido de carbono, que puede permanecer durante más de un siglo), reducir su emisión es una forma importante de desacelerar el cambio climático a corto plazo.

Hasta la fecha, sin embargo, sigue escaseando el acceso a opciones de energía asequibles y limpias.

4. La contaminación del aire en los hogares consolida la pobreza y la desigualdad

En más de 155 países, un medio ambiente saludable se reconoce como un derecho constitucional. Las obligaciones relacionadas con el aire limpio figuran implícitamente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Agenda 2030 se basa en la premisa de no dejar a nadie atrás.

Sin embargo, 3 millones de personas aún utilizan combustibles insalubres en sus hogares; y por regla general figuran entre los más pobres del mundo.

El acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar aumenta solo un 1% al año.

5. Las mujeres y las niñas son quienes más sufren la contaminación del aire de interiores

Quienes pasan más tiempo en interiores, en particular las mujeres y los niños, se ven afectados de manera desproporcionada por la contaminación del aire doméstico. Las mujeres y las niñas están particularmente expuestas a las explosiones del queroseno utilizado en la cocina y la iluminación. Y cerca de la mitad de todas las muertes por neumonía entre los menores de cinco años son consecuencia del hollín que inhalan en casa.

Quienes dependen de combustibles sucios son los más vulnerables a las enfermedades no transmisibles y también los menos capaces de cubrir los costos de la enfermedad y la atención médica conexa y las horas de trabajo perdidas.

La exposición a contaminantes también puede afectar al cerebro, causando retrasos en el desarrollo, problemas de comportamiento e incluso un coeficiente intelectual más bajo en los niños.

Según un análisis de la Organización Mundial de la Salud, las niñas de hogares que utilizan combustibles sucios pierden de 15 a 30 horas cada semana aportando madera o agua, lo que significa que están en desventaja tanto en comparación con los hogares que tienen acceso a combustibles limpios como con sus homólogos masculinos.

6. Los países pueden reducir las muertes relacionadas con la contaminación sirviéndose de inversiones y la legislación

La contaminación del aire doméstico puede reducirse eliminando gradualmente el uso de carbón y queroseno sin procesar en los hogares; adoptando combustibles menos contaminantes, como el biogás, el etanol y el gas licuado de petróleo; avanzando hacia el uso de fuentes de energía renovables siempre que sea posible; desarrollando tecnologías domésticas seguras y eficientes; y garantizando una ventilación adecuada.

Aumentar el acceso a combustibles domésticos y tecnologías limpios es una forma eficaz de reducir la pobreza, las enfermedades y la mortalidad, en particular en los países en desarrollo y entre los grupos vulnerables. La adopción de combustibles domésticos limpios y nuevas tecnologías también puede frenar la degradación de los bosques y la pérdida de hábitat, al tiempo que combate el cambio climático.

7. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se esmera en reducir la contaminación del aire

La  Coalición por el Clima y el Aire Limpio , auspiciada por el PNUMA, prioriza la adopción de combustibles y tecnologías domésticos limpios como una forma de mitigar los contaminantes climáticos de vida corta, mejorar la calidad del aire y obtener beneficios ambientales, sociales y económicos.

La iniciativa sobre Energía Doméstica de la Coalición auspiciada por el PNUMA, prioriza la adopción de combustibles y tecnologías domésticos limpios como una forma de mitigar los contaminantes climáticos de vida corta, mejorar la calidad del aire y obtener beneficios ambientales, sociales y económicos.

Para obtener más información sobre la contaminación del aire doméstico pueden ponerse en contacto con Tiy Chung: [email protected]

 

Cada año, el 7 de septiembre, el mundo celebra el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul. La jornada tiene como objetivo sensibilizar y facilitar las actuaciones destinadas a mejorar la calidad del aire. Se trata de un llamamiento mundial para encontrar nuevas formas de actuar, para reducir la cantidad de contaminación atmosférica que causamos y garantizar que todos, en todas partes, puedan disfrutar del derecho de respirar aire limpio. El tema del segundo Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul, facilitado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), es «Aire saludable, planeta saludable».